sábado, 10 de mayo de 2008

¿Te has hecho algo en el pelo?



— Como siempre, ¿verdad, don Samuel?
— Sí, sí, por favor.

Los tijeretazos de don Sabino suenan lejanos, más bien sordos en la sien. Como los alaridos de mi Paca y el incesante vocerío de los niños. En segundo plano las broncas de mi jefe, las miradas de superioridad de mis compañeros, los continuos desprecios de mi suegra y los refunfuños de mi madre. Una extraña sensación se apodera de mí y empiezo a sentirme un rebelde, como si realmente pudiera tomar el control de mi vida.

— Don Sabino, he pensado que esta vez quiero las patillas un poquito más largas.
— Muy bien.

En serio, creo que a veces hay que ser un hombre y coger el toro por los cuernos. Hoy vuelves a nacer, Samuel Padilla. Hoy vas a ser el hombre que te dé la gana de ser.


Llegó al ascensor, y dispuesto a no volver a esperar ya nunca más en esta vida, subió por las escaleras sin importarle el peso de las bolsas de la compra. Paso firme, mirada absorta, concentrado en la decisión que supondría el principio de su nueva vida. Samuel tragó saliva.


— Cariño, ¿de dónde vienes? Te veo... diferente...



— Paca... dile a tu madre que vaya haciendo las maletas.





Art by Tim Biedron: "Samuel and his new haircut".

7 comentarios:

sofia dijo...

a las peluquerías deberían consagrarles el título de espacios espirituales...parecen frívolos, superficiales....pero de ellos salen cambios inimaginables...fuerza del Jedi en espejos, tijeras...he dedicado yo muchos post a esos espacios...debería investigarse...qué espíritu nos domina, que sale del humo del secador...o de un tinte...no me enrollo más, queda claro, no?

me gusta tu estilo...la música elegida..espectacular.

Sonámbula dijo...

Jajaja, los grandes cambios empiezan por pequeñas cosas, si no, que se lo digan a Samuel...

besos!

Belén dijo...

Claro que si, hay que dejarse crecer las patillas para empezar a cambiar las cosas, que se lo digan a samuel o a cualquier otro, verdad?

besicos

Nébula dijo...

Pues sí, es curioso. Incluso es posible que Hitler llegara a ser quien fue porque un día se viera en el espejo con el guapo subido.

Gracias, Sofía, todo un honor viniendo de ti.

Gitana dijo...

De quien es la pinturita????

Nébula dijo...

Es de Tim Biedron, muy surrealista el tío. Al final de la entrada hay un enlace por si quieres ver más.

Gitana dijo...

gracias por el enlace...

En algun momento, todos necesitamos un cambio... y porque no empezar por fuera...